Los cinco tipos de servicio a la dependencia y sus características

Los cinco tipos de servicio a la dependencia  son el servicio de Tele asistencia,  el servicio de ayuda a domicilio, el servicio de centro de día, los servicios de prevención de las situaciones de dependencia y promoción de la autonomía personal y de noche y el servicio de atención residencial

La atención a las personas en situación de dependencia y la promoción de su autonomía personal están orientadas a la consecución de una mejor calidad de vida y autonomía personal, en un marco de efectiva igualdad de oportunidades, de acuerdo con los siguientes objetivos:

  1. Facilitar una existencia autónoma en el medio habitual del dependiente todo el tiempo que desee y sea posible.
  2. Proporcionar un trato digno en todos los ámbitos de su vida personal, familiar y social, facilitando su incorporación activa en la vida de la comunidad.

El Consejo de Europa define la dependencia como “un estado en el que se encuentran las personas que por razones ligadas a la falta o la pérdida de autonomía física, psíquica o intelectual, tienen necesidad de asistencia y/o ayudas importantes a fin de realizar los actos corrientes de la vida diaria y, de modo particular, los referentes al cuidado personal”.

Esta definición, que ha sido ampliamente aceptada, plantea la concurrencia de tres factores para que podamos hablar de una situación de dependencia:

  • La existencia de una limitación física, psíquica o intelectual que merma determinadas capacidades de la persona.
  • La incapacidad de la persona para realizar por sí mismo las actividades de la vida diaria.
  •   La necesidad de asistencia o cuidados por parte de un tercero.

La dependencia puede entenderse, por tanto, como el resultado de un proceso que se inicia con la aparición de un déficit en el funcionamiento corporal como consecuencia de una enfermedad o accidente. Este déficit comporta una limitación en la actividad. Cuando esta limitación no puede compensarse mediante la adaptación del entorno, provoca una restricción en la participación que se concreta en la dependencia de la ayuda de otras personas para realizar las actividades de la vida cotidiana.

En las últimas décadas, la dependencia ha dejado de verse como un problema exclusivamente individual o familiar, para pasar a percibirse como un problema que afecta a la sociedad en su conjunto, derivando en una nueva percepción que hace de la dependencia una carga que es a la vez social y familiar, y abriendo un nuevo campo de intervención social que pone a prueba la capacidad de la sociedad y de sus instituciones para adaptarse a las nuevas realidades de fragilidad social.

Por todo esto, la administración ha desarrollado en los últimos años un sistema que ofrece cinco tipos de servicios a la dependencia que tienen como objetivo ayudar de manera asistencial y económica a aquellos pacientes que lo necesiten y que así lo acrediten.

1. Servicios de prevención de las situaciones de dependencia y promoción de la autonomía personal.

Este servicio está inserto en los Servicios de Asuntos Sociales y regulado por las Comunidades autónomas. Se trata de la suma de la red de centros públicos, de entidades locales, centros de referencia estatal para la promoción de la autonomía personal y para la atención y cuidado de situaciones de dependencia, así como los centros privados concertados debidamente acreditados.

2. Servicio de Tele asistencia.

El servicio de teleasistencia tiene por finalidad atender a los beneficiarios mediante el uso de tecnologías de la comunicación y de la información, cediendo dispositivos electrónicos que se dan al dependiente y que le permiten una comunicación inmediata con los servicios de asistencia en respuesta inmediata ante situaciones de emergencia, o de inseguridad, soledad y aislamiento y con el fin de favorecer la permanencia de los usuarios en su medio habitual. Puede ser un servicio independiente o complementario al de ayuda a domicilio.

3. Servicio de Ayuda a domicilio

El servicio de ayuda a domicilio lo constituye el conjunto de actuaciones llevadas a cabo en el domicilio de las personas en situación de dependencia con el fin de atender sus necesidades de la vida diaria, prestadas por entidades o empresas, acreditadas para esta función, y podrán ser los siguientes:

  • Servicios relacionados con la atención personal en la realización de las actividades de la vida diaria.
  • Servicios relacionados con la atención de las necesidades domésticas o del hogar: limpieza, lavado, cocina u otros. Estos servicios sólo podrán prestarse conjuntamente con los señalados en el apartado anterior.
  • Es en este área donde se englobarían los servicios que desarrolla a domicilio mSoluciona.

En este contexto, empresas como mSoluciona dan servicio de atención a domicilio para ancianos y enfermos de larga duración, aportando tranquilidad a estas familias que en ocasiones se ven totalmente desbordadas.

4. Servicio de Centro de día y de noche

El servicio de Centro de Día o de Noche ofrece una atención integral durante el periodo diurno o nocturno a las personas en situación de dependencia, con el objetivo de mejorar o mantener el mejor nivel posible de autonomía personal y apoyar a las familias o cuidadores. En particular, cubre, desde un enfoque biopsicosocial, las necesidades de asesoramiento, prevención, rehabilitación, orientación para la promoción de la autonomía, habilitación o atención asistencial y personal.

Ofrece la siguiente tipología de centros:

  • Centro de Día para mayores.
  • Centro de Día para menores de 65 años.
  • Centro de Día de atención especializada.
  • Centro de Noche.

Puede suceder que el anciano o enfermo necesite ser hospitalizado. A veces en estas situaciones los familiares siente un enorme stress ya que el enfermo necesita atención y cuidados permanentes en un entorno ajeno. mSoluciona ofrece un servicio cualificado de atención hospitalaria que permite a la familia descansar o atender sus obligaciones tranquilos.

5. Servicio de atención Residencial

El servicio de Atención Residencial ofrece una atención integral y continuada, de carácter personal, social y sanitario, que se prestará en centros residenciales, públicos o acreditados, teniendo en cuenta la naturaleza de la dependencia, grado de la misma e intensidad de cuidados que precise la persona. Puede tener carácter permanente, cuando el centro residencial sea la residencia habitual de la persona, o temporal, cuando se atiendan estancias temporales de convalecencia o durante vacaciones, fines de semana y enfermedades o períodos de descanso de los cuidadores no profesionales.

Pueden existir distintos tipos de centros residenciales:

  • Residencia de personas mayores en situación de dependencia.
  • Centro de atención a personas en situación de dependencia, en razón de los distintos tipos de discapacidad.

La red de centros estará formada por los centros públicos de las Comunidades Autónomas, de las Entidades Locales, los centros de referencia estatal para la promoción de la autonomía personal y para la atención y cuidado de situaciones de dependencia, así como los privados concertados debidamente acreditados, de acuerdo con las condiciones que se establezcan por cada una de las Comunidades Autónomas y teniendo en cuenta de manera especial los correspondientes al tercer sector.

Los centros y servicios privados no concertados que presten servicios para personas en situación de dependencia deberán contar con la debida acreditación de la Comunidad Autónoma correspondiente.

Los poderes públicos promoverán la colaboración solidaria de los ciudadanos con las personas en situación de dependencia, a través de la participación de las organizaciones de voluntarios y de las entidades del tercer sector.

 

 

 

2017-12-13T11:28:17+00:00