En la tarea del cuidado a domicilio, una de las actividades fundamentales es la de alimentar a la persona dependientes. Esta tarea supone desde hacer la compra hasta cocinarla y ayudar en la ingesta por parte del  paciente.

Hoy, te contamos algunos trucos para guardar los alimentos y que éstos mantengan todas sus propiedades. Tanto el almacenamiento como la conservación y preparación de los alimentos son etapas en las que existe un alto riesgo de intoxicaciones alimentarias, por lo que hay que poner medidas para que esto no suceda. ¡Todo tiene su orden en la nevera!

En primer lugar en el caso de despensas y otros lugares de almacenamiento fuera del frigorífico, deben cumplir con determinados requisitos:

  • Que la zona para tal fin tenga una capacidad suficiente que permita tenerlo todo ordenado y a la vista.
  • El lugar debe ser seco, fresco y con ventilación.
  • Debemos recordar que en las despensas solo podemos guardar alimentos que puedan mantenerse a temperatura ambiente. Cereales, legumbres, pastas, galletas… O aquellos alimentos que no requieran frío como las conservas.
  • La gran mayoría de frutas y verduras pueden conservarse fuera del frigorífico, pero por su rápida caducidad tendremos que revisarlas cada día.
  • Procurar no usar el mismo espacio de almacenamiento para alimentos y productos de limpieza.

Frigorífico

  • La carne tiene un deterioro rápido, por lo que no se puede mantener más de 48 horas en la nevera y menos en las épocas más calurosas. Las vísceras se deben comer en el mismo día de su compra. Tanto la carne como los embutidos deberán ser guardados para su óptima conservación en la zona media del frigorífico (zona más fría), encima del cajón de las verduras y hierbas aromáticas.
  • El pescado se debe guardar en la nevera limpio y sin vísceras, no más de 24 horas y también en los cajones de la zona media.
  • Los huevos se pueden guardar hasta tres semanas, dependiendo de su fecha de caducidad, en la zona del frigorífico destinada para ello, así como mantequillas, bebidas abiertas, mermeladas, mayonesas y otras conservas de larga duración. No se debe dejar nunca el alimento en la lata de conserva, ya que este se puede oxidar.
  • Los lácteos deben guardarse en la zona menos fría (en los cajones superiores) ya que duran entre 2 y 7 días.
  • Los purés y comida triturada deberán ser desechados el mismo día de su preparación.
  • Los cereales, legumbres y pastas deberán ser guardados en un lugar seco y fresco a temperatura ambiente, nunca en el frigorífico. Una vez abiertos es recomendable pasarlos a recipientes de plástico o cristal para que se puedan cerrar.

No mezclar en un mismo envase alimentos crudos y cocinados porque puede dar lugar a una contaminación cruzada.

Congelador

  • Los congelados deberán mantenerse a menos de -18º.C.
  • Dejar enfriar los alimentos antes de congelarlos
  • Descongelar en la nevera y no bajo el grifo.
  • No cocinar alimentos hasta que no se hayan descongelado totalmente.
  • No volver a congelar alimentos descongelados.
  • Los alimentos se pueden guardar entre 3 y 12 meses, aunque los que tienen gran cantidad de grasas duran un máximo de tres meses.